Viernes, 10 de octubre de 2014

Cuando hace ahora tres años, en octubre de 2011, descubrí que Almeida de Sayago había jugado un cierto papel en nuestra Guerra de la Independencia (1808-1814), lo publiqué aquí (http://jmb.blogcindario.com/2011/10/00050-la-batalla-de-almeida.html) pensando que era algo importante para nosotros los almeidenses, pero que, en un contexto general, no pasaba de ser algo anecdótico. Sin embargo, el episodio de aquella escaramuza, descrita nada menos que por el heroico Julián Sánchez “El Charro”, me dejó tan intrigado que no pude darme por satisfecho sin seguir investigando sobre el asunto.

Me preguntaba si aquel lance sería solamente un episodio aislado y puntual o, si por el contrario, nuestro pueblo, la Almeida española (que no la portuguesa) habría tenido un papel más relevante en la lucha contra las tropas napoleónicas invasoras.

Busqué y busqué… ¡Y, al fin, hallé! A renglón seguido quiero compartir con vosotros mi hallazgo. Es este:

¡Toma ya! ¡Casi nada!

La fecha a que se refiere esta noticia corresponde al 29 de mayo de 1813. ¿Y el Lord? ¿De que lord se trata, para decirlo así, con el artículo determinado delante, significando que no podía haber otro como él? Y tanto… Vedle arriba, pintado por Goya, ostentando la Insigne Orden del Toisón de Oro, que le fue concedida por las Cortes de Cádiz tras su victoria contra los invasores franceses de la Península en la batalla de Los Arapiles (Salamanca, 1812). En el decreto se expresaba el agradecimiento de la Regencia del Reino “por los repetidos eminentes servicios que el Lord Wellington Duque de Ciudad Rodrigo ha hecho en favor de nuestra Santa Causa" y con el deseo de "dar un nuevo testimonio del alto aprecio que merecen a la Nación sus gloriosas acciones", entre las que destacaba la "importante victoria que con el valiente exército aliado" acababa el militar de conseguir "sobre las tropas enemigas del Mariscal Marmont".

Así es, estamos hablando de Arthur Wellesley,  primer Duque de Wellington (1 de mayo 1769–14 de septiembre 1852), conocido como “el Lord” entre los españoles de entonces. Al frente de una coalición de tropas españolas, portuguesas, inglesas  y alemanas derrotó a los franceses en Talavera,  Torres Vedras (Portugal), Fuentes de Oñoro, La Albuera, El Bodón, Ciudad-Rodrigo, Badajoz, Los Arapiles, Madrid, Burgos, Vitoria, San Sebastán, San Marcial, Ortez y Toulouse (Francia), llegando a derrotar definitivamente a Napoleón en Waterloo (Bélgica). Fue nombrado Capitán General del Ejercito Español y Mariscal de campo del Ejército británico. Sus éxitos determinaron la caída de Napoleón y la restauración de los Borbones, tanto en España, en la persona de Fernando VII, como en Francia con Luis XVIII. Aunque en España no le hayamos concedido la importancia y el honor que se merece, (me temo que el único monumento en que aparece en España, y en plano secundario, es en el que conmemora la Batalla de Vitoria, en la capital alavesa –foto arriba) es uno de esos héroes cuyas hazañas y los cambios históricos que provocaron perviven en la memoria de la Humanidad.

Lo importante ahora es seguir con esta información que le sitúa transitoriamente en Almeida de Sayago en los días finales de mayo de 1813, fecha que coincide con su salida del cuartel general de Fuenteguinaldo (Salamanca), según indica Miguel Angel Largo Martín en su libro La estrella d Wellington comenzó a brillar en Fuenteguinaldo. Castilla ediciones. Valladolid, 2011, pág. 176). Coincide igualmente con las fechas en que se traslada a Tras-Os-Montes (Portugal) para organizar la persecución de las tropas francesas en su huida hacia el norte de la península y el bloqueo de su abastecimiento desde el puerto de Santander, tras el desalojo de Madrid y preparar el sitio de Burgos.

El periódico que recoge la noticia es el más fiable de la época, El Conciso, publicado en Cádiz, en la imprenta de D. Manuel Ximenez Carreño, calle Ancha, con fecha 8 de junio de 1913. Diré solamente dos palabras sobre él, pues hay datos abundantes en la red  (p. e. http://argonauta.revues.org/1296). Por consiguiente, goza de toda credibilidad y hemos de aceptar como seguro que el Duque de Wellington y posiblemente también el general Castaños, el héroe de Bailén, fueron ilustres huéspedes en nuestro pueblo, por un tiempo indeterminado, pero probablemente corto, en los primeros días del mes de junio de 1813. Un gran honor para nosotros. 

Queda por investigar el cuánto, el cómo y el dónde residieron, si fueron recibidos oficialmente, si firmaron algún despacho desde Almeida, etc. etc. Hay que seguir buscando datos, apasionante tarea a la que animo a los jóvenes historiadores almeidenses. Y a su disposición quedo, si considerasen necesaria mi ayuda.

 

 


Publicado por Sayago @ 11:53
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios