Domingo, 19 de marzo de 2017


Los botones blanco pureza del azahar, aquí donde vivo, se han abierto ya en los huertos de naranjos a los que da la trasera de mi casa. También los almendros han florecido y ya tienen hojas tiernas las higueras. ¡Ha llegado la primavera!

Rememoro los viejos almendros de la subida al camposanto de Almeida que, siempre heraldos adelantados de una primavera, las más de las veces, falaz, haciéndonos creer que es real, cuando al poco la rebaten las heladas tardías, que prorrogan el invierno por sorpresa hasta finales de abril o incluso hasta mayo. Así es Sayago.

Esos almendros que en invierno se muestran renegridos y como calcinados por un incendio, en cuanto el sol les presta sus primeros calores primaverales, se nos muestran cuajados de flor viva, para anunciar el gozo del nuevo renacer del campo.

                                           ¡Todo renacido

                                           en la flor de almendro!

                                          ¡Todo vuelo lírico,

                                           corazón al viento!

Merece la pena disfrutar en estos días de los hermosos parajes campestres que flanquean el casco urbano de nuestro pueblo. Ahora es cuando se nos muestran en todo su esplendor las masas boscosas de El Conejal y La Cueva; los márgenes de nuestra rivera de Belén y de los arroyos del Palancar, de los Regomillos, de la Hojita o Riego Malo… Un lujo y un placer pasear contemplando y disfrutando de paisajes que deleitarán plenamente a todos nuestros sentidos, viendo, oliendo y oyendo cómo la Naturaleza resucita con una eclosión de vida que se contagia también a nuestro propio ser, tengamos la edad que tengamos.

Os hablaré de un árbol muy singular que es un monumento natural de primer orden y que bien merece que ser visitado en este tiempo. Está en El Conejal, en el paraje conocido como el Recuesto. Es un quejigo (Quercus faginea), llamado también roble enciniego o roble carrasqueño, en algunos lugares. Es un árbol de gran porte de hoja caduca que puede alcanzar los 20 m. de altura con una copa amplia y densa. Posee una corteza pardo grisácea y agrietada. Las hojas son oblongas dentadas-lobuladas, parecidas a las del haya (de ahí su apellido faginea), con lóbulos poco profundos y generalmente agudos. Son de color verde oscuro, brillantes por el haz y más pálidas por el envés con algo de pilosidad. En otoño se ponen amarillas pero no se caen hasta la primavera siguiente. Entonces se sustituyen por otras nuevas. Florece entre marzo y abril con flores poco vistosas. Sus bellotas maduran en septiembre , mucho antes que las de la encina. Su madera es muy apreciada en tonelería, para mangos de herramientas y útiles de labranza. Una curiosidad: Los paliteiros portugueses del vecino Tras-Os-Montes fabrican sus palitroques de la madera de sus ramas.

Nuestro quejigo es casi milenario y tiene un porte majestuoso. Puede medir unos trece metros. En el ánida desde hace años el milano real. Aproximaos a él en silencio y con cautela para no molestar a los habitantes de este nido, poco acostumbrados a las visitas. Pueden estar incubando la pájara o tener ya crías asustadizas. No estará demás abrazar su tronco. Los árboles tienen alma y nos transmiten la fuerza vital del renacer de su savía. Volveréis del paseo pletóricos y recorfortados.

 


Publicado por Sayago @ 12:48
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:30

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:31

Sr. José Martín Barrigós,

Mi nombre es Ruth Delgado y lo primero que deseo hacer es agradecerle por un cuento que usted escribió: Gino Comino y el camello Moja Jamón" Ed. Marfil (1970), lo leí cuando era una niña (hoy tengo 35 años), ..

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:34

yo vivo en Perú y quede maravillada al leerlo,al inicio me dio algo de miedo, la idea de que el papá plantara a Gino esperando a que creciera y la parte de la tormenta era mucha adrenalina para una niña de 7 años que acababa de aprender a leer...

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:35

Un camello que hablaba, un planeta mágico donde un niño que era muy pequeño en otro lugar era tan importante en otro y lo hicierón rey, entre otras aventuras.

Gracias por esos gratos momentos que pasé mientras leía ese libro.

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:37

Quisiera hacerle una consulta, ¿existe la posibilidad de que pueda comprar ese libro?, estaría muy interesada de compartirlo hoy con los miembros de mi familia, ...

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:38

estoy segura lodisfrutariantanto como yo, lo he buscado en la web y no lo encuentro, el libro puede ser en físico o electrónico.Quedariamuy agradecida si me indica como podría adquirilo.

Publicado por rdelgadoy
S?bado, 08 de abril de 2017 | 3:39

Me despido con la esperanza de tener alguna respuesta suya. Muy atentamente, Ruth Delgado

P.D.Por favor disculpe haber escrito varios comentarios, el sistema no me permitía escribir más de 3 líneas seguidas.