S?bado, 07 de marzo de 2020

UNA DE CURAS

El viejo dicho “vives como un cura”, nos remite a tiempos remotos en los que el vecino que mejor vida llevaba en los pueblos era el párroco del lugar. No tenía tierras que labrar, ni cosechas que recoger; no poseía ganadería que cuidar, ni hijos (reconocidos) que alimentar ni que le dieran disgustos… Todos le respetaban y le rendían pleitesía, porque en aquellos entonces era a quienes pedían informes las empresas o en los organismos en los que cualquiera del pueblo solicitara trabajar o ingresar. Esos informes, juntos con los de la guardia civil eran imprescindibles para que el candidato pasara el primer filtro en una selección laboral.
Solían habitar una de las mejores casas, confortable y bien arreglada, en la que pasaban la mayor parte de su tiempo, en un despacho equipado con una camilla y un buen brasero, en invierno y ventilador en verano, entre libros, periódicos y una aparatosa radio que le servía música y noticias. Sus visias, fuera de su ministerio, eran escasas, pero muy selectas. Los maestros, el médico, el secretario del ayuntamiento o algún labrador rico e ilustrado, siempre que fueran de su cuerda, y pare usted de contar.
Dicho esto, para situar a los lectores que no hayan conocido el escenario y a los protagonistas, pasemos a la anécdota con la que hoy inauguro una sección de acontecimientos o sucesos graciosos, anécdotas o chascarrillos, porque la historia también tiene su lado gracioso, ocurrente, satírico o guasón. Vean si no, la noticia que publicaba El Motín: periódico satírico semanal, Madrid, 2 de abril de 1892, en su página 4, que transcribo con su grafía y equivocaciones originales:
Los curas de Almeida de Sayago se negaron á confesar á una señora.

“La maestra del mismo pueblo fue al inmediato de Carbellinos y le ocurrió lo propio.
Las causas, según un colega, son las siguientes:
“Estas dos señoras, que son fieles esposas y madres honradas, no permiten en sus casas veladas místicas con chocolate en camilla”…
¡Zapateta! ¡Y de lo que depende que un alma se salve!
Si esas señoras no quieren condenarse, que sirvan el chocolate como los paters desean, pero con mojicón.

Y á ver si así se humanizan”.

UNA DE CERDAS

Esta sale del Boletín de Zamora, 19 de julio de 1861, página 4, en su sección de anuncios particulares de pago.
Confío en que al menos alguien pueda hacerse una idea cabal de cómo eran las protagonistas de esta noticia, porque por lo que a mí respecta, ni con ayuda del diccionario he podido desentrañar las señales con que las describe nuestro paisano Gregorio Nicolás, para facilitar que sean reconocidas por el común de los mortales.
Aviso

“El día 24 del pasado Octubre, faltaron de la Montanera de Almeida cuatro cerdas, caponas con las señales que siguen: dos befas, una entrerasa y otra pelicana; tres tienen despuntada la oreja derecha; y la cana cortado el artillico de atrás y ladera de la cabeza.

Las personas que sepan el paradero de las cuatro reses mencionadas lo manifestarán a Gregorio Nicolás, en Almeida de Sayago, quien abonará los gastos ocasionados”.


Publicado por Sayago @ 8:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios